Emprender también va de confiar

Diciembre de 2018, último mes del año y con él, última entrega de 12 meses 12 emprendedoras.  Y este mes he decidido compartir contigo mi historia, pues ya lo hice en el espacio “Converses al Viver” del Viver d’Empreses Creativoculturals de Salt, en Girona, y creo que las experiencias y retos que vivamos como emprendedoras debemos compartirlos para que lleguen y ayuden a otras mujeres que en un momento dado puedan pasar por alguna situación similar, ¿no crees?

Elisa Cabezas, converses al Viver

Espero que mi experiencia también pueda ayudarte en tu camino emprendedor porque como siempre digo

Estamos en la era de COMPARTIR en lugar de competir. Clic para tuitear

Cuándo y por qué decidí emprender

Yo emprendí, bueno, me hice autónoma, en Enero de 2008, pues en esa época no se escuchaba tanto la palabra emprender o emprendedora como ahora.

Y, como siempre digo, emprendí “a lo loco”, pues mi situación profesional de alguna manera pasaba por dejar la empresa en la que estaba por cuestiones de salud, así que tenía dos opciones: liarme la manta a la cabeza y montarme mi propia empresa de consultoría o medicarme para aguantar una situación asfixiante que me iba a llevar a una depresión.

Como habrás adivinado, prioricé mi salud y me lancé de cabeza a una piscina con un palmo de agua.

Cuáles fueron los obstáculos que me encontré a la hora de emprender y cómo los superé

Uno de los obstáculos con el que se encuentran la mayoría de emprendedores es el tema burocrático, el papeleo, pero yo no dudé en buscar una gestoría que me indicara el paso a paso para realizar todos los trámites y que me los gestionara, desde el primer día cuento con ellos para todo el tema de papeleo, cuentas con la administración y demás.

Otro de los obstáculos con los que solemos encontrarnos es el tema de la cuota de autónomos, que tienes que pagar desde el primer mes, factures o no, tengas beneficios o no, y para que esto deje de ser una carga para los autónomos, las cuotas por tramos y de acuerdo con tus beneficios es un buen punto de partida.

Pero en mi caso, con el tiempo, me di cuenta que mi principal obstáculo a la hora de emprender era YO MISMA. Me di cuenta que me faltaba confianza en mí misma, me daba la sensación que no tenia suficiente formación, ni experiencia, … “¡quién va a contratarte habiendo gente con dos carreras y veinte masters por ahí!” y yo misma me cerraba las puertas.

Por suerte, un día Laura Ribas lanzó su curso “Dream Big, Play Big“… y literalmente me cambió la vida. Cambió mi forma de ver mi entorno, comprendí que la única persona que puede cambiar mi realidad soy yo misma y aprendí a mandar a mi ego a freir espárragos. Desde entonces, empecé a tomarme la vida de otra forma y empecé a trabajar todo mi potencial y empecé a trabajar en algo que SÍ me hiciera feliz.

Porque esa es otra, cuando emprendí lo hice en algo totalmente distinto a lo que hago ahora. Pero con el tiempo empecé a probar en mis propias carnes eso de PROCRASTINAR. ¿Y sabes por qué procrastinaba? Porque, aunque ganaba mucho dinero, no me gustaba lo que hacía. Punto.

Por eso me reinventé y decidí dedicarme a algo que sí me gustara y para lo que sabía que estaba aquí.

Qué tipo de apoyos he encontrado en mi camino

Mi primer apoyo fue mi pareja. Él siempre me dijo ¡Adelante! yo estoy aquí contigo. Si le llevas la empresa a otra persona, ¿cómo no vas a ser capaz de llevar tu propia empresa?

Por descontado mi familia también fue un gran apoyo. Siempre recordaré las palabras de mi padre Si alguien puede eres tú. ¡Y vaya si he podido! Seguro que estará muy orgulloso de todo lo que he conseguido en estos años.

Por último, un gran apoyo son las asociaciones de emprendedoras y empresarias que hay en las diferentes ciudades, pues en ellas puedes encontrar puntos de apoyo, crear sinergias, puedes compartir, … y eso en este mundo tan solitario que a veces es la emprendeduría está y va muy bien.

Hace años que soy socia de la Associació Gironina d’Empresàries – AGE –, en la cual soy bastante activa participando en los eventos que organizan e incluso colaborando en la organización de algunos de ellos. Además, ahora formo parte de la junta ejecutiva de actualidad y comunicación, y para mí es un pilar porque sé que aquí puedo encontrar apoyos y colaboraciones.

También he estado estos dos últimos años en Extraordinaria, una comunidad de emprendedoras de Barcelona y la verdad es que me ha empoderado, me ha inspirado y me ha dado una visión más rica de lo que es emprender… y ser empresaria.

A qué retos me enfrento en mi día a día como mujer emprendedora

Para mí el no sentirme “sola” es uno de los grandes retos, pues tener el despacho en casa por una parte me va muy bien por el ahorro y por la tranquilidad que tengo, pero tiene otra cara ya que puede “aislarte” de los demás.

Por eso, para mí es muy importante organizarme y planificarme muy bien, para tener un buen equilibrio entre vida profesional y personal, y poder vivir ambas vidas plenamente.

Qué creo que haría falta para que emprender fuera más “fácil”

Creo que el tema del papeleo y la burocracia tendría que ser más sencillo.

Las Administraciones tendrían que hacer que los trámites fueran más amigables y, como no, que las cuotas de autónomos se ajusten a lo que realmente facturas y aumenten o disminuyan dependiendo de tu situación.

Qué le recomiendo a otras mujeres que estén pensando en emprender

Sobretodo, que emprendan en torno a algo que les haga felices, aquello que les va a hacer levantarse cada mañana llenas de energía y alegría. Algo que les apasione de verdad, que no emprendan únicamente por dinero o haciendo algo que “esté de moda”.

Les recomiendo trabajar con constancia, perseverancia y, si en un momento se quedan bloqueadas, que no tiren la toalla, que busquen ayuda en otros profesionales o mentores que les puedan guiar hacia el lugar dónde quieren llegar.  Yo normalmente iba bastande “por libre”, pero a finales del 2016 tuve un bloqueo importante y tuve la suerte de encontrar a Gemma Fillol y su workshop presencial WOW! que me dio las herramientas y la claridad que necesitaba para redirigir mi negocio.

También les recomendaría que desde el principio empiecen a gestionar correctamente su tiempo y que no descuiden su vida personal. Ellas son el principal activo de sus empresas y tienen que cuidarse también.

Finalmente, que busquen asociaciones o comunidades de emprendedoras, empresarias, mixtas, etc. a las que unirse para no sentirse solas.  Asistir a eventos interesantes para ellas y “dejarse ver”, hacer networking, conocer a otras personas que hayan estado en su misma situación. Creo que socializar es importante para abrir tu mente y nutrirte.

Si tuviera que emprender ahora, ¿volvería a hacerlo?

¡SÍ! De echo, no me veo trabajando de nuevo por cuenta ajena, me costaría muchísimo.

Creo que emprender además de enriquecerte y hacerte crecer profesionalmente, también lo hace personalmente. Clic para tuitear

Una frase que me inspira en mi día a día, esa que hace que no tire la toalla

Siempre me ha acompañado una canción de Chambao:

En el cambio está la evolución

Y a partir de ahora, voy a tener un mantra que me voy a repetir todos los días:

Confía, tía
Elisa Cabezas

Hasta aquí mis vivencias y mi experiencia emprendedora, de la cual sigo aprendiendo cada día.

Si quieres volver a vivir las historias de las mujeres emprendedoras que ya han participado en #12meses12emprendedoras, entra en este enlace e inspírate y aprende con ellas.

Finalmente, como siempre gracias por estar al otro lado de la pantalla. Si quieres dejar algún comentario, puedes hacerlo aquí o en las redes sociales, prometo leerte y contestarte. Y si crees que este artículo puede ser de ayuda a otras mujeres, compártelo, es gratis. ;)

Un abrazo,

Elisa.

By |2019-01-12T17:28:27+00:0029/12/2018|12meses12emprendedoras|0 Comments

About the Author:

Churchill dijo: "Si el tiempo es lo más caro, la pérdida de tiempo es el mayor de los derroches." Delegar aquellas tareas que te roban tu preciado tiempo, hará que no derroches ni un minuto de tu vida. Porque como siempre digo: El tiempo no es oro, el tiempo es Vida. Un abrazo, Elisa.

Leave A Comment